martes, 29 de julio de 2008

La zanahoria y el garrote


Un viejo cuento popular señala que para hacer mover a un burro no basta solamente con golpearlo con un garrote. Resulta más efectivo si, además, existe el incentivo para hacerlo: una zanahoria.

La motivación está estrechamente relacionada con el incentivo. De hecho, directa o indirectamente, todas las teorías relativas a esta materia incorporan la “zanahoria” en sus análisis. Incluso más: un destacado economista señaló que si tuviera que definir la palabra economía en un solo concepto, éste sería incentivos.

Se plantea que donde la zanahoria ejerce un mayor poder es en los incentivos no monetarios. Un bajo salario, por ejemplo, puede ser un factor que desmotiva, pero no necesariamente logra el efecto contrario si éste se corrige (factores “higiénicos” lo llaman algunos), especialmente en trabajos con mayor grado de calificación.

En efecto, perfectamente se podría dar que al despejar todos los factores higiénicos, el desempeño mejore, pero no lo esperado. Incluso se podría llegar a tener la paradójica situación que el burro tenga más zanahorias que otro similar de algún corral vecino (léase empresa equivalente), pero aún así no se mueva. En la práctica, también es necesario el olvidado garrote, bajo la forma de temor saludable a no hacer bien las cosas, que implique un adecuado control y medición de desempeño con sus respectivas consecuencias: "Tequel".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien, en relacion a esto creo que la solucion es y sera siempre la combinacion de "garrotezanahoria", ES DECIR cuando el Burro vea la zanahoria, le debes dar un pequeño carrotazo, y este movido por ambos estimulos se movera, alla por el garrote , aca por la zanahoria, no sabra si fue el uno o el otro, pero sabra que debio haberse movido... y lo hara, ahora si el Burro osa mirar fuera de su corral, evalua que tan imprescindible es para tu empresa el Burro, y agregale media o una Zanahoria, mas ... eso si siempre luego con un garrote, pues no se vaya a figurar que su naturaleza ha cambiado .. es decir siempre sera un Burro, que a sazon de palos y garrotes podra ganarse el pan con el sudir de sus orejas, ha y si alguna vez te toca ser burro, no os desespereis mi querido y estimado amigo, que bien se yo que todo es Vanidad, seas Burro, Garrote o Zanahoria esta sera tu porcion y trabaja duro bajo el sol y honra tu trabajo que por burro estamos en esto.Como sabes soy el unico que te ha tomado por costumbre contestar tus correos de tardes ociosas , y que mucho me molesta que me pongan anonimo, pues nombre tengo y bien largo pero no he aprendido a colocarlo donde procede ... hasta el momento, sera entonces para otroa oportunida en que con muchos eufemismos nos encontremos nuevamente a hablar burradas.

Iván Rojas Bravo dijo...

Estimado amigo anónimo:

Gracias por tu visita y tu comentario a este blog, que no es precisamente uno de los más visitados. Supongo que te gustará el ajuste que hice en la conclusión.
Para la próxima, pon tus iniciales por lo menos, aunque creo saber quien eres (supongo que el mismo del comentario anterior). El verdadero enigma para mí es deducir las inicilaes de mis "maestros".

A propósito, las fotos son 100% originales y tomadas por mí.

Un abrazo,

IRB.

Neger dijo...

Como dice el amigo anónimo debe ser una mezcla de las dos. Pero en muchas ocasiones es más productivo el primero la "zanahoria", si bien resulta más caro tendra mejores resultados a corto plazo. Para el dueño del burro siempre resultará mejor el garrote por que depende de un recurso que ya posee y sin mayor gastos en cifras para su latifundio.
MDGG
PD: es fácil colocar el nombre a los comentarios basta con solo.....querer.